fbpx

¡Y que siga la fiesta!... Pero con seriedad

Después de una larga jornada de trabajo o estudio, la vida nocturna atrae tanto a jóvenes como adultos. A menudo, la noche abre sus puertas a personas diferentes, historias para contar y recuerdos que tal vez quedarán escritos. Son muchos los ciudadanos que quieren salir de sus hogares y son muchos los que deciden llevar una rumba segura.
En San Antonio de Prado, contamos con diversos lugares, en los que se integran muchas personas y de los que resultan grandes amistades. Los ciudadanos buscan espacios de entretenimiento, esparcimiento y recreo y, a su vez, son conscientes de la responsabilidad y el compromiso, del que hay que hacerse cargo a la hora de actuar.
Muchas personas que participan de estas actividades optan por solicitar un acompañamiento de la policía, tomar el bus temprano, salir con amigos o conocidos y entregar las llaves, entre otras alternativas. La conducta de un ciudadano no está limitada a un ambiente o un espacio de recreación, sino a la conciencia de sus deberes, así como a su sentido de pertenencia para con el entorno.
La convivencia en nuestro corregimiento se ve reflejada por el comportamiento individual de sus habitantes, lo cual es indispensable para forjar el carácter de cualquier comunidad. Incluso en la noche, el orden va estrechamente relacionado con el deber y el compromiso. Mientras tanto, en San Antonio de Prado, son cada vez más los ciudadanos que deciden llevar una rumba segura, así como vos.
Escrito por: Andrés Ramírez